Estación Esperanza



Bankrupting Nature: Denying our planetary boundaries
(Naturaleza en bancarrota: La desatención a las fronteras planetarias)
Anders Wijkman & Johan Rockström
A report to the Club of Rome, Routledge (New York, 2012)
ContraNatura.jpg

Rockström es uno de los autores del paper de Nature de 2009 en donde se presentan las nueve fronteras planetarias a las que se acerca la humanidad —o que ya rebasó en al menos tres casos: nitrógeno, destrucción de especies y calentamiento global—. Ahora es coautor de este libro que porta el imprimatur del Club de Roma, lo que lo convierte en el trigésimo segundo libro en gozar de tal espaldarazo —para bien o para mal— luego del primero de la serie: Los Límites del Crecimiento (Limits to Growth, 1972) .
"" (more…)

El mundo finito: desarrollo sustentable en el siglo de oro de la humanidad
Carlos Amador Bedolla
Fondo de Cultura Económica — UNAM (2010)

El Mundo Finito

Hoy se presentó en la Facultad de Química de la UNAM mi libro. Pocas cosas tan emotivas. Muchas gracias a todo el mundo por su apoyo, ayuda, cariño. Va una pequeña muestra de lo que dice el libro en su primer capítulo.
"" (more…)

Global Catastrophes and Trends: The next fifty years
(Catástrofes y tendencias globales: Los cincuenta años que siguen)
Vaclav Smil
The MIT Press (2008)

image

Vaclav Smil no tiene comparación. Quizá lo recuerden. Es el profesor canadiense con quien coincidí hace dos años en Harvard al que “se la prenden unos foquitos en los ojos […] —justo a un lado de un letrero que no alcanzo a ver pero que juro que está ahí y que dice on— y empieza a hablar” Entre aquella visita y ahora, ya publicó dos libros (y tiene planes para publicar dos más este año y otros dos en 2010): Energy in Nature and Society ⎯que presentaremos en este espacio próximamente⎯ y el que ahora nos ocupa: Global Catastrophes and Trends: The next fifty years. Me imagino a Smil pensando “y ahora, ¿qué escribo?”, y respondiéndose inmediatamente que nos va a hacer una lista pormenorizada de las catástrofes ⎯las que le parecen amenazadoras y las que le parecen absurdas⎯ que podrían hacerle un serio daño súbito a la humanidad. Además, añade todas aquellas acciones globales en curso que pueden, poco a poco, destruir a la humanidad tal y como la conocemos. Y hace una cosa más: limita su estudio a lo que puede ocurrir con estas dos formas de tragedia —las catástrofes y las acciones globales— en los próximos cincuenta años, como diciendo que más allá de eso ya no nos garantiza nada.
"" (more…)

Something New Under The Sun: An environmental history of the twentieth-century world
(Algo nuevo bajo el sol: Una historia ambiental del mundo vigesímico)
J. R. McNeill
Norton (2001)

image

No nos cansamos de expresar nuestra admiración ante los portentosos acontecimientos de la modernidad. Es que, mire usted, de verdad que son impresionantes. Imaginemos la investigación en la que pretendemos averiguar cuántos homínidos —primates superiores más o menos identificables con el homo sapiens— han vivido en toda la historia. Luego, para cada época, habría que hacer la estimación de su esperanza de vida media, con el objetivo de calcular cuantos años humanos se han vivido en absoluto. El cálculo, hecho por algunos valientes demógrafos, apunta a que han nacido unos 80 mil millones de homínidos. Y que entre todos hemos vivido unos 2.16 millones de millones de años. Lo portentoso de la modernidad es que de ese montón de años humanos, el 28% se han vivido después de 1750 —poco más de un cuarto del total en los últimos dos siglos y medio—, que 20% desde 1900 —un quinto del total en el último siglo— y 13% después de 1950 —un octavo en menos de sesenta años, sin contar los años que vivieron antes de 1950 personas que aún están vivas—. ¿Cuál es el precio ambiental de este portentoso crecimiento de la población humana? ¿Cómo hemos modificado el ambiente en el proceso de convertirnos en esta multitud? El autor de este libro, profesor de historia en una universidad de Washington, no se plantea contestar estas preguntas en toda su posible amplitud, sino sólo en el sentido de los cambios que este portento ha producido desde el punto de vista del propio ser humano. Es decir, plantea la pregunta limitada de ¿cuáles han sido los efectos de la multiplicación de los humanos en el ambiente que sirve las necesidades de los mismos seres humanos? Además limita su estudio al siglo pasado. Límite que resulta ahora sí que académico, porque, como veremos, casi todo lo que le hemos hecho al ambiente se lo hemos hecho durante el siglo pasado.
"" (more…)

Hubbert´s Peak: The Impending World Oil Shortage
El pico de Hubbert: La inminente escasez de petróleo
Kenneth S. Deffeyes
Princeton University Press (2001)

Deffeyes

El petróleo es un recurso natural no renovable. Acerca de eso no cabe la menor duda. Y la cantidad de petróleo que hay en la Tierra es finita. Tampoco hay duda. La humanidad consume en la actualidad grandes cantidades de petróleo; el consumo crece año con año, mes a mes, día tras día. Es aquí donde ya se puede empezar a discutir. Los contreras querrán discutir qué significa “una gran cantidad”. Pueden argumentar que los 84 millones de barriles de petróleo que quemamos cada día no son tantos. Pudieran tener razón, el tamaño de ese número debe medirse en comparación con la cantidad —finita— de petróleo que hay en la Tierra. Y ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Porque nadie sabe cuánto petróleo hay en la Tierra.
"" (more…)

Creating the Twentieth Century:
Technical Innovations of 1867-1914 and Their Lasting Impact
(La creación del siglo veinte:
Las innovaciones técnicas de 1867-1914 y su impacto en la actualidad)
Vaclav Smil
Oxford University Press (2005)

image

De nuevo con el tema Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad. En los inicios del siglo veintiuno nos hemos acostumbrado a que la técnica en la que fuimos entrenados sea inconmensurable con la técnica en la que son entrenados los profesionales que nos reemplazarán cuando nos jubile el ISSSTE. O lo podemos ver así: durante la abrumadora mayoría de la historia de la humanidad el entorno vital de un individuo —sus quehaceres diarios, sus herramientas, sus costumbres, sus relaciones sociales, sus etapas de vida, en fin, su entorno vital— era el mismo que el de su madre, su abuelo, su hija y su nieto; en cambio, en los últimos cien años, el entorno vital de un padre es casi inconmensurable con el de su hija. O, enfatizando, como dice Smil
  • La enormidad del brinco posterior a 1860 es tal que la gente que vivía en 1913 estaba más apartada del mundo de sus bisabuelos que vivían en 1813 de lo que éstos últimos estaban, a su vez, de sus ancestros que vivieron en 1513. (p. 304)

"" (more…)

Energy Autonomy: The economical, social and technological case for renewable energy
Autonomía energética: El argumento económico, social y tecnológico a favor de la energía renovable
Herman Scheer
Traducción del alemán de Jeremiah M. Riemer
Earthscan (2007)

image

El autor de este libro es un diputado alemán. Tiene un doctorado en economía y fue nombrado por la revista Time —que, desde luego, es sólo una revista, pero ya ven que ahora los nombramientos de algunas de esas revistas tienen mucho prestigio— “Héroe del siglo verde”. En estos días anda en el circuito universitario de conferencias presentando éste, su segundo libro, que acaba de ser traducido al inglés. No es un conferencista extraordinariamente brillante, que es la moneda corriente en Harvard, quizá porque el inglés no es su lengua materna —o porque está dentro del conjunto definido por George Bernard Shaw en “nadie que tenga un gran conocimiento de su propio idioma puede dominar otro”—, pero tiene esa característica, deseable en el político, de la emoción. O sea, el hombre se va calentando conforme habla y al rato ya está predicando a todo pulmón, generando emociones. Su estilo es un tanto inusual en el rumbo de los expertos en energía renovable que me ha tocado conocer y que suelen ser gabachos, ingleses, canadienses, y que hablan del problema energético concentrándose en Estados Unidos con casi absoluta exclusión del resto del mundo. Scheer habla de Europa y, de vez en cuando —sólo de vez en cuando—, de algún otro lugar. La otra singularidad del personaje es que es absolutamente belicoso con respecto a las compañías energéticas del orden económico actual: las compañías que controlan el petróleo, el gas, el carbón, la energía nuclear y la energía eléctrica son el enemigo. Punto. Así que sus opiniones son recibidas con “silencio de tapioca congelada”, como diría Cortázar, por el auditorio de esta universidad. Pero tiene cosas qué decir. Muchas, de hecho; tantas que no intentaremos una revisión concienzuda de sus posturas, sino sólo señalaremos tres de ellas.
"" (more…)

Worlds Apart:
Measuring International and Global Inequality
Mundos aparte:
La medida de la desigualdad internacional y global
Branko Milanovic
Princeton University Press (2005)

image

Parados en el positivismo más trasnochado y recalcitrante nos proponemos, como Ortega y Gasset, “tratar de encontrar lo que son las cosas, nos gusten o no”. O al menos eso es lo que se propone Milanovic en este breve y sustancioso libro. Las cosas que quiere encontrar tal cual son se refieren a la desigualdad económica entre naciones a lo largo de la historia y en particular en las dos últimas décadas. En buena medida porque el debate acerca de este asuntoes intenso: los defensores del progreso-libre mercado-neoliberalismo sostienen que las desigualdades económicas se han ido reduciendo, mientras que sus detractores sostienen lo contrario. ¿Qué sabemos bien a bien? ¿Qué podemos saber bien a bien?
"" (more…)

Plows, Plagues & Petroleum: How humans took control of climate
Arados, plagas y petróleo: Cómo los humanos se apropiaron del clima
William F. Ruddiman
Princeton Universty Press (2005)

image

Un improbable éxito de taquilla en los cines gringos durante el verano de 2006 fue el filme Una verdad inconveniente, sobre la situación actual y las perspectivas del calentamiento global del planeta. Improbable porque, además del tema científico y complejo, la película consiste enteramente de la grabación de la conferencia que ha venido presentando en todo el mundo un político. Al Gore —“yo era el próximo presidente de los Estados Unidos”, se presenta— ha dedicado su considerable talento y su notable hiperactividad a la difusión de este grave problema que amenaza a la humanidad y al mundo. Este improbable éxito revela cuando menos dos cosas: la certeza sobre el fenómeno y la importancia que ha adquirido en la conciencia popular.
"" (more…)


image
The Long Emergency: Surviving the converging catastrophes of the twenty-first century
James Howard Kunstler
Atlantic Monthly Press (2005)


La semana pasada asistí a una conversación pública entre dos profesores de la escuela de periodismo de Berkeley y Sir David King, asesor científico principal del gobierno británico y prominente científico especializado en estudios teóricos y experimentales de superficies —medio colega en eso de que hace cálculos de teoría de funcionales de la densidad— con algo así como 420 papers publicados. La conversación se trataba básicamente de ciertos aspectos científicos y ciertos aspectos políticos —el periodismo en general y el periodismo gringo en particular es extremadamente lugareño, así que la puya gringo-inglesa estuvo siempre presente— de la fuerte opinión del personaje acerca del calentamiento global o cambio climático global que estamos viviendo en los inicios del siglo XXI. Aparte de los datos duros mencionados para respaldar esta convicción, me llamó la atención la elocuencia con la que defendió la certeza que tenemos acerca de la realidad del fenómeno: ante insistentes comentarios de que el tema del cambio climático global está en el estado de debate en proceso, King fue tajante, el calentamiento global es una realidad.
"" (more…)