March 2007



Medidas de desigualdad en un microcosmos
académico

image
image

Realícese el siguiente ejercicio de la ociosidad académica que dispone de recursos. Visítese el sitio del Departamento de Química y Biología Química de la Universidad de Harvard. Descúbrase que ahí están listados sus veintitrés profesores regulares —exclúyanse los profesores de investigación y los eméritos—. Aprovéchese la información privilegiada de que tres de ellos fueron contratados este año y elimíneselos también. Váyase a las bases de datos de la productividad científica y averígüese cuántos papers ha publicado cada uno de estos profesores y, ya que se está ahí, cuál es su índice H —prométase una descripción detallada de este parámetro más adelante—.
"" (more…)

Energy Autonomy: The economical, social and technological case for renewable energy
Autonomía energética: El argumento económico, social y tecnológico a favor de la energía renovable
Herman Scheer
Traducción del alemán de Jeremiah M. Riemer
Earthscan (2007)

image

El autor de este libro es un diputado alemán. Tiene un doctorado en economía y fue nombrado por la revista Time —que, desde luego, es sólo una revista, pero ya ven que ahora los nombramientos de algunas de esas revistas tienen mucho prestigio— “Héroe del siglo verde”. En estos días anda en el circuito universitario de conferencias presentando éste, su segundo libro, que acaba de ser traducido al inglés. No es un conferencista extraordinariamente brillante, que es la moneda corriente en Harvard, quizá porque el inglés no es su lengua materna —o porque está dentro del conjunto definido por George Bernard Shaw en “nadie que tenga un gran conocimiento de su propio idioma puede dominar otro”—, pero tiene esa característica, deseable en el político, de la emoción. O sea, el hombre se va calentando conforme habla y al rato ya está predicando a todo pulmón, generando emociones. Su estilo es un tanto inusual en el rumbo de los expertos en energía renovable que me ha tocado conocer y que suelen ser gabachos, ingleses, canadienses, y que hablan del problema energético concentrándose en Estados Unidos con casi absoluta exclusión del resto del mundo. Scheer habla de Europa y, de vez en cuando —sólo de vez en cuando—, de algún otro lugar. La otra singularidad del personaje es que es absolutamente belicoso con respecto a las compañías energéticas del orden económico actual: las compañías que controlan el petróleo, el gas, el carbón, la energía nuclear y la energía eléctrica son el enemigo. Punto. Así que sus opiniones son recibidas con “silencio de tapioca congelada”, como diría Cortázar, por el auditorio de esta universidad. Pero tiene cosas qué decir. Muchas, de hecho; tantas que no intentaremos una revisión concienzuda de sus posturas, sino sólo señalaremos tres de ellas.
"" (more…)