The Great Disruption: Why the Climate Crisis Will Bring On the End of Shopping and the Birth of a New World
(El gran trastorno: por qué la crisis climática terminará con la era del consumo y dará nacimiento a un mundo nuevo)
Paul Gilding
Bloomsbury Press (2011)

GreatDisruption.jpg

La verdad es que no nos queda otra sino seguir hablando del pelapollos del porvenir. Y no solo porque es lo más importante de nuestro futuro, sino también porque el pensamiento al respecto cambia, lentamente, pero cambia; y es importante mantenernos informados de esos, aunque sutiles, innegables cambios. El libro de Gilding tiene varias características interesantes. Declara categóricamente que ya nos llevó el payaso en el futuro, que no hay manera de que nuestra forma de vida actual pueda seguir desarrollándose de manera parecida a la forma en que nos acostumbró la modernidad. Y que el cambio a una nueva forma de vida para el futuro va a ser un gran trastorno, un cambio drástico, doloroso, violento, desordenado. Pero lo que distingue a este libro —la razón por la que uno de sus blurbs dice "una alternativa provocativa y refrescante a la reciente embestida de estudios alarmistas sobre cambio climático"— es la opinión de Gilding de que a donde vamos a llegar luego del trastorno es a una nueva era dorada de la humanidad en dónde desarrollaremos lo mejor de nuestra especie. ¡De veras! Pero vayamos por partes.
"" (more…)

Not for profit: Why democracy needs the humanities
Martha C. Nussbaum
Princeton University Press (2010)
(Trad. esp.: Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades, Buenos Aires/Madrid, Katz editores S.A, 2010)

SinFinesDeLucro.jpg

No es noticia que no soy humanista. Así que no es sorpresa que no hubiera oído hablar de Martha C. Nussbaum. Pero ahora sé que mucha gente no solo ha oído hablar de ella sino que la ha oído hablar, o la ha leído. Cuando menos el jurado del Príncipe de Asturias —recuerden, es premio, no nombramiento— en la edición 2012 lo ha hecho con tan convincente efecto que le otorgó el referido premio en el área de Ciencias Sociales. Yo me encontré su anteantepenúltimo libro —tiene uno en 2011 y ¡dos! en lo que va de 2012— en la librería recientemente y le eché una lectura a vuelo de pájaro acerca de lo que quiero decir lo siguiente.
"" (more…)

The Swerve: How the World Became Modern
(El golpe de timón: cómo el mundo se volvió moderno)
Stephen Greenblatt
W. W. Norton & Co. (2011)

TheSwerve.jpg

En la novela El nombre de la rosa, publicada en 1980, Umberto Eco inventa al extraordinario Guillermo de Baskerville, quien es capaz, a la manera de Sherlock Holmes, de deducir lógicamente casi todo, incluso la localización de Brunello, el caballo que se le escapa al abad de la incógnita abadía donde el mismo Guillermo encontrará el segundo libro de la Poética de Aristóteles, y donde esta única copia de la que se tiene conocimiento acabará en llamas. En el transcurso de siete días habrá mucha acción, algo de sexo, mucha ambición, varias corretizas, una que otra fuga imposible y eruditas discusiones sobre el sentido, el objeto y la necesidad de la religión católica. Esta novela, en la lista de los cien libros del siglo según el diario francés Le Monde, ha vendido más de quince millones de ejemplares.
"" (more…)

The Anthill
(El Hormiguero)
Edward O. Wilson
W. W. Norton & Co. (2010)

image

El prominente biólogo de Harvard, Edward O. Wilson, luego de escribir más de cien papers ⎯no lo he checado, pero es el mínimo requerido para conseguir tenure en esa fine institution⎯ y más de veinte libros ⎯con los que ha ganado dos premios Pulitzer dos⎯ debutó en el decadente género de la novela a sus ochenta años de edad. Como tantos otros debutantes, siguió el sabio consejo de escribir acerca de lo que sabe, así que su novela Anthill cuenta los primeros veintiocho años de la vida de Raff Semmes Cody. Dieciocho en contacto íntimo, estrecho y cotidiano con la naturaleza de Alabama (tierra natal de Wilson), cuatro alternando sus estudios de campo ahí mismo con sus clases en Florida State (Tallahassee), cuatro estudiando leyes en (adivinen, empieza con H y está en Cambridge) y cuatro ejerciendo su profesión de regreso en Alabama para salvar ecológicamente el mundo, o por lo menos esa partecita del mundo que, de acuerdo con una forma de ser gringo, cada uno de nosotros tendría que salvar. En medio de estas vicisitudes, Wilson nos regala las Crónicas del Hormiguero, el resumen novelado de la tesis de licenciatura de Raff ⎯novelado por dos de sus maestros en Florida State University, ¡sí Chucha!⎯, tesis donde narra la vida de varias generaciones de hormigas y que no desmerece frente al mejor Gibbon (Decline and Fall of the Roman Empire).
"" (more…)

El mundo finito: desarrollo sustentable en el siglo de oro de la humanidad
Carlos Amador Bedolla
Fondo de Cultura Económica — UNAM (2010)

El Mundo Finito

Hoy se presentó en la Facultad de Química de la UNAM mi libro. Pocas cosas tan emotivas. Muchas gracias a todo el mundo por su apoyo, ayuda, cariño. Va una pequeña muestra de lo que dice el libro en su primer capítulo.
"" (more…)

Starch grain and phytolith evidence for early ninth millennium B.P. maize from the Central Balsas River Valley, Mexico.
(Almidón de grano y fitolitos como evidencia de la presencia de maíz hace nueve mil años en el Valle Central del Río Balsas, México)
Piperno D. R., Ranere A. J., Holst I., Iriarte J., Dickau R.
Proc Natl Acad Sci USA <strong>106</strong> [13] 5019-5024 (2009).

image



La ciencia moderna es principalmente egocéntrica o, si acaso, comunitaria. La más importante motivación de un científico, esa que l@ convence de trabajar largas horas, resolviendo complicadísimos problemas, es la importancia que tendrán sus descubrimientos y la admiración —y sana envidia— que ésta causará entre sus pares. Pero lo más común, lo que ocurre con la vasta mayoría de nosotros, es que no dispongamos de logros de ese tamaño. En esos casos optaremos por el pensamiento comunitario y defenderemos los logros de nuestros amigos, nuestros compañeros de universidad y, por último, de nuestros compatriotas. Y como en algunos países nos cuesta trabajo encontrar compatriotas con logros de ese tamaño, pues nos vemos obligados a buscarlos con mucho esmero. Déjenme presentarles un logro, mexicano, de a deveras.
"" (more…)

The Human Career: Human biological and cultural origins.
(La profesión humana: los orígenes culturales y biológicos de la humanidad)
Richard G. Klein.
The University of Chicago Press (2009)

image

El paradigma científico postula la existencia de la realidad —no una realidad, sino la realidad—, y postula además que ésta es única y es cognoscible. Así nos educó la matemática —"el valor de pi […], que alguna vez fue presentado como constante y universal, es percibido ahora en su inescapable historicidad" dijo la burla de Sokal,† que era tan buena burla porque pi existe, es único y lo conocemos—, y nos lo han demostrado una y otra vez a lo largo de la época de oro actual de la humanidad la física, la química, la biología, la ingeniería, la medicina… Y mejor ahí le paramos porque empezamos a tener problemas conforme nos acercamos a la medicina ⎯la homeopatía no existe, pero cura⎯, la psicología, la sociología, la antropología social, la economía y la poesía moderna; en donde encontramos razones convincentes para discutir la existencia de una realidad y su cognoscibilidad. No me deja de preocupar el futuro de mi relación con mis amigamps de debate feminista luego de venir a contarles no sólo que existen razones convincentes para postular el origen de algunas de nuestras características como humanos —el bipedalismo, digamos— en la capacidad femenina de cuidar la prole y recibir alimentación de los machos —como si fuéramos curas del siglo… digo, de cualquier siglo—, sino además, de argumentar que es necesario conocer estos argumentos y, si se me permite la osadía, convencerlamps de que pertenecen a esa realidad única y cognoscible.
"" (more…)

The Medea Hypothesis: Is life on earth ultimately self-destructive?
(La hipótesis de Medea: ¿La vida en la tierra es a fin de cuentas autodestructiva?)
Peter Ward
Princeton University Press (2009)

image


A finales de la década de 1970 —simultáneamente con The Wall de Pink Floyd y la aparición de The Police—, James Lovelock, un admirado científico con formación de químico y médico, quien había medido, gracias a un invento original, los clorofluorocarbonos en la atmósfera —y abrió así el camino al descubrimiento del agujero del ozono—, volvió famosa una idea —la hipótesis de Gaia— que él venía madurando desde los años sesenta (los mismos que entronizaron a The Beatles y Bob Dylan). Dicha hipótesis, como tantas otras ideas famosas, tiene significados distintos para la numerosa humanidad que la menciona, pero trataremos de concentrarnos, como lo hace Ward en el libro que nos ocupa, en el que podemos denominar su significado científico: la vida tiende a ajustar el ambiente —la temperatura, el pH del océano, la composición de los gases en la atmósfera— en condiciones que permitan su bienestar, el de la vida. O sea que cuando alguna causa provoca el aumento o la disminución del CO2 por fuera de las concentraciones atmosféricas que permiten la vida en la tierra, la vida misma se ajusta para que el CO2 deje de aumentar o de disminuir, y así la vida sigue. La causa que provoque un efecto contrario a la vida puede estar, desde luego, desprovista de volición, como la actividad volcánica o la colisión con un asteroide. Pero también puede provenir de la voluntad de uno de los múltiples representantes de la vida, por ejemplo la de los humanos de recorrer grandes distancias a gran velocidad a bordo de poderosos automóviles.
"" (more…)

Global Catastrophes and Trends: The next fifty years
(Catástrofes y tendencias globales: Los cincuenta años que siguen)
Vaclav Smil
The MIT Press (2008)

image

Vaclav Smil no tiene comparación. Quizá lo recuerden. Es el profesor canadiense con quien coincidí hace dos años en Harvard al que “se la prenden unos foquitos en los ojos […] —justo a un lado de un letrero que no alcanzo a ver pero que juro que está ahí y que dice on— y empieza a hablar” Entre aquella visita y ahora, ya publicó dos libros (y tiene planes para publicar dos más este año y otros dos en 2010): Energy in Nature and Society ⎯que presentaremos en este espacio próximamente⎯ y el que ahora nos ocupa: Global Catastrophes and Trends: The next fifty years. Me imagino a Smil pensando “y ahora, ¿qué escribo?”, y respondiéndose inmediatamente que nos va a hacer una lista pormenorizada de las catástrofes ⎯las que le parecen amenazadoras y las que le parecen absurdas⎯ que podrían hacerle un serio daño súbito a la humanidad. Además, añade todas aquellas acciones globales en curso que pueden, poco a poco, destruir a la humanidad tal y como la conocemos. Y hace una cosa más: limita su estudio a lo que puede ocurrir con estas dos formas de tragedia —las catástrofes y las acciones globales— en los próximos cincuenta años, como diciendo que más allá de eso ya no nos garantiza nada.
"" (more…)

Something New Under The Sun: An environmental history of the twentieth-century world
(Algo nuevo bajo el sol: Una historia ambiental del mundo vigesímico)
J. R. McNeill
Norton (2001)

image

No nos cansamos de expresar nuestra admiración ante los portentosos acontecimientos de la modernidad. Es que, mire usted, de verdad que son impresionantes. Imaginemos la investigación en la que pretendemos averiguar cuántos homínidos —primates superiores más o menos identificables con el homo sapiens— han vivido en toda la historia. Luego, para cada época, habría que hacer la estimación de su esperanza de vida media, con el objetivo de calcular cuantos años humanos se han vivido en absoluto. El cálculo, hecho por algunos valientes demógrafos, apunta a que han nacido unos 80 mil millones de homínidos. Y que entre todos hemos vivido unos 2.16 millones de millones de años. Lo portentoso de la modernidad es que de ese montón de años humanos, el 28% se han vivido después de 1750 —poco más de un cuarto del total en los últimos dos siglos y medio—, que 20% desde 1900 —un quinto del total en el último siglo— y 13% después de 1950 —un octavo en menos de sesenta años, sin contar los años que vivieron antes de 1950 personas que aún están vivas—. ¿Cuál es el precio ambiental de este portentoso crecimiento de la población humana? ¿Cómo hemos modificado el ambiente en el proceso de convertirnos en esta multitud? El autor de este libro, profesor de historia en una universidad de Washington, no se plantea contestar estas preguntas en toda su posible amplitud, sino sólo en el sentido de los cambios que este portento ha producido desde el punto de vista del propio ser humano. Es decir, plantea la pregunta limitada de ¿cuáles han sido los efectos de la multiplicación de los humanos en el ambiente que sirve las necesidades de los mismos seres humanos? Además limita su estudio al siglo pasado. Límite que resulta ahora sí que académico, porque, como veremos, casi todo lo que le hemos hecho al ambiente se lo hemos hecho durante el siglo pasado.
"" (more…)

« Previous PageNext Page »